26/09/2017

Tocar el piano puede llevarle a la carcel

Muchacho ensayando en el pianoNunca lo hubiera creido posible, podría considerarse la profesión de pianista una actividad de alto riesto? Al parecer desde ahora sí, habéis oído la noticia? la vi ayer en el telediario y después leí los detalles en el periódico. Una joven pianista demandada por su vecina, la fiscal pide siete años y medio de cárcel.
Además y si eso no fuera suficiente, cuatro años de inhabilitación para ejercer su profesión de pianista, una multa de 10800 euros y una indemnización a pagar entre los tres acusados (la señorita pianista y sus padres) de 9900 euros. Es que nos estamos volviendo locos o es que este país ha perdido ya definitivamente la cordura?

La denunciante alega “una lesión psíquica consistente en un trastorno adaptativo con síntomas de ansiedad reactivo al estrés ambiental de tipo auditivo”¿¿!! Que querrá decir eso?

Mirando el tema con objetividad o al menos intentándolo, es comprensible las molestias que puedan causar en los vecinos las continuas repeticiones que los estudiantes tienen que realizar para sacar adelante sus cursos, pero llegar a estos extremos es demencial, que hay de los insoportables ruidos que tenemos que soportar a diario?.

Vivimos en un país muy ruidoso y poco considerado en lo que al ruido ambiental concierne, quienes por suerte o por desgracia vivimos en un núcleo de población más o menos numeroso lo sabemos de sobra. Por citar solo algunos ejemplos, que hay de  los servicios de limpieza municipales trabajando a cualquier hora de la noche, coches de la basura, jardineros con los temibles sopladores, las aceleraciones de las motos, los coches con la música a toda pastilla, las obras particulares o municipales, vecinos poco considerados con sus teles o radios a todo volumen, sirenas atronando en la noche….y un larguísimo etcétera. La cuenta es inacabable, en mi modesta opinión, para que este caso fuera racionalmente justificable, habría antes que ocuparse de todos los mencionados.

Bueno, todo esto viene a colación de que hoy en día este problema tiene fácil solución, y es instalar un sistema “Silent”, se trata de un mecanismo que se puede instalar en prácticamente cualquier piano, de pared o de cola y permite al pianista tocar su piano en silencio sin molestar a nadie. El precio del ingenio ya instalado es de unos 1300 euros, pero es algo que vale su peso en oro y que como podéis imaginar mejora en gran medida las relaciones vecinales.

En nuestra otra web dedicada a la afinación y reparación de pianos tenemos un artículo que habla es este Sistema Silent, esta es la web por si lo queréis leer: http://comoafinarpianos.com/el-sistema-silent/

Hasta pronto,
Juan

Copyright © Juan Olalla 2013 – Todos los derechos reservados

Comments

  1. Guillermo says:

    Se está sobrereglamentando, y eso se presta para muchos abusos.

  2. Carlos says:

    Si la joven pianista se la pasa todas las horas del día practicando escalas y arpegios, es comprensible el estado de crispación de la vecina demandante. De todos modos la demandante debería probar que, antes de que la pianista adquiriera su instrumento, ella (la vecina) se encontraba en pleno estado de salud psíquica; si no, sería el caso jurídico de que se invirtiera la carga de la prueba.